lunes, 13 de abril de 2015

30 días




















Muchos de nosotros sentimos a diario la necesidad de deshacernos de ciertos hábitos que nos resultan nocivos: sedentarismo, mala alimentación, dormir poco, y muchos otros mas. La mayoría de las veces, si bien nos proponemos una fecha de inicio con gran decisión y optimismo, esta termina siendo postergada por razones que nos resultan mas valederas para justificarnos. Así, la meta no cumplida se transforma en una carga, nos genera culpa y erosiona la confianza que tenemos en nosotros mismos. Algunas veces, hasta llegamos a esos diálogos internos destructivos que nos repiten una y otra vez que somos un “desastre”.
Tengo una buena noticia: podes modificar estas conductas trabajando desde lo emocional y construyendo un plan de acción a la medida de tus necesidades.
En el primer caso, es importante descubrir cual es mi motivación para que aquello que siento como obligación se transforme en un deseo concreto. Una forma es responderme algunas de las siguientes preguntas:
• Para que hago lo que hago?
• De me pierdo por no hacerlo?
• Que beneficio tengo en mi cambio?
Un plan de acción adecuado es aquel que consta de objetivos posibles y realizables. Suponer salir del sedentarismo y pensar que al inicio correré 5 km solo me llevaría a la frustración y enojo conmigo con la consecuencia de abandonar rápidamente mi meta. Otra punta del plan de acción consiste en proponerme pasos intermedios y logrables sostenidos por un periodo de 30 días. Luego pasado este lapso podemos evaluar nuevos objetivos analizando como nos sentimos. "30 días" para sostener un nuevo habito valen la pena para experimentar la sensación de logro. Son tan solo 30 días para aumentar la confianza en vos y quererte mas. Animate!