lunes, 13 de abril de 2015

Administracion del Tiempo para Quererte Más











Cuando decimos " no tengo tiempo" es interesante preguntarse "para que lo digo" que no es lo mismo de" porque lo digo". Los porque me generan cientos de excusas para sentirme justificada y perdonada de no hacer eso que "tengo que hacer" y otras para protegerme del miedo que me da aquello que si "quiero hacer". Cuando el miedo, el cansancio, el grado de dificultad son las razones nos tendemos a llenar de otras tareas para no enfrentarlo y escaparnos siendo complacientes con nosotros. Al fin de cuentas, nos contamos esa historia para darnos el permiso sin sentir culpa al respecto. Sin embargo, la solución es a corto plazo ya que a la larga la carga no desaparece y se transcribe en un reproche hacia mi persona.
Hay dos formas para salir de la zona de confort y resolverlo: emocional y practico
Lo primero que hay que trabajar internamente es transformar el "tengo" por del "quiero" , ya que con el lenguaje conectamos con las emociones y logramos grado de coherencia entre lo que pensamos, sentimos y actuamos.
Como plan de acción, te podes proponer que si en el día queres hacer una tarea que te cuesta enfrentar pero que su ejecución encierra un gran beneficio, procurar hacerla lo más temprano que puedas, terminar pronto y disfrutar del resto de la jornada sin esa ansiedad que te provoca el recordarla. En la medida de lo posible, realiza las tareas que mas te cuestan en la mañana, sácate ese peso de encima y vivi las horas siguientes a un ritmo más relajado. ¡Administra tu tiempo sabiamente!